Blog

Existen muchas amenazas para los cultivos y plantaciones. Nos horroriza ver cómo una cosecha o un jardín se echan a perder por una plaga de insectos. Afortunadamente, también podemos encontrar a nuestra disposición varias técnicas para frenar este tipo de adversidades. Según nuestra experiencia, fumigar en Madrid puede ser una buena alternativa para acabar con este tipo de plagas. Pero cada vez se desarrollan más soluciones sostenibles.

 Los roedores pueden ser peligrosos en las ciudades, por ello deben controlarse y combatirse, ya que pueden provocar un problema de salud pública en poco tiempo. Lamentablemente, el número de ejemplares en las grandes ciudades nacionales se ha visto incrementado, hasta el punto en que su control y las fumigaciones en Madrid se han convertido en la tónica habitual. Los principales núcleos de población de la geografía española están aplicando planes de prevención con el objetivo de acabar con las plagas de roedores.

 En la época de podas es habitual que muchas personas decidan acometer este tipo de tareas por su cuenta. Lo cierto es que esta actividad no es tan sencilla como parece, motivo por el cual lo más adecuado será contratar un servicio profesional de podas en Madrid o en cualquier otro lugar. No todos los árboles son iguales y las tareas de poda pueden cambiar notablemente en cada caso. De hecho, queremos aprovechar esta entrada para repasar algunas cuestiones relevantes sobre las podas.

Llevaba tiempo temiéndose pero hoy es una realidad: el mosquito tigre ha llegado a nuestra comunidad y las empresas especializadas en fumigar en Madrid hemos de estar alerta.  El pasado mes de octubre aparecían 25 huevos de mosquito tigre en uno de los 45 puntos de control situados en la Comunidad de Madrid. Tres de ellos se eclosionaron de forma controlada en un laboratorio.

En muchas ocasiones, las plagas de insectos o roedores están tan extendidas que no queda más remedio que fumigar en Madrid o en los puntos donde aparezcan. En el caso de este nuevo post vamos a ocuparnos de las especies invasoras de roedores más frecuentes que a día de hoy azotan España.

Las aves pueden convertirse en un verdadero problema en algunas ciudades. Las palomas, por ejemplo, son portadoras de numerosas enfermedades y se reproducen con celeridad. Las consecuencias de las comunidades de aves no se reducen únicamente a las manchas y excrementos que dejan en edificios y monumentos. Es cierto que estamos acostumbrados a ver pájaros en las calles, convivimos con ellos y lo hemos normalizado. Nos gusta escucharlos cantar por la mañana y son muchas las personas que les dan de comer, creando puntos donde se dan cita muchos ejemplares de aves. Para acabar con este tipo de plagas en la capital no será suficiente con fumigar en Madrid, habrá que establecer medidas de control de su población y extremar las precauciones.
El riesgo de las plagas urbanas siempre ha estado ahí, su aparición es mucho más sencilla de lo que parece y, además, suponen una amenaza para la salubridad humana. En cualquier caso, a la hora de idear el mejor plan para erradicarlas, debemos tener en cuenta los principales factores para su aparición. Así será más fácil que, una vez realizadas las fumigaciones en Madrid o en cualquier otro lugar, podamos acabar con las condiciones que favorecen su reproducción y su constitución como plaga.
Nos pasamos todo el año soñando con el verano. Llega el buen tiempo, los días son más largos y aprovechamos para hacer un sinfín de actividades como pasar jornadas en la playa o en la piscina. Esta estación es sinónimo de helados cuando el calor aprieta, de atardeceres en buena compañía y de vacaciones. Pero, también tiene otra vertiente que no es tan positiva. Las elevadas temperaturas y la sequía favorecen la aparición de incendios forestales. En nuestra empresa, especializada en el desbroce de parcelas, sabemos bien que hay otra cuestión que interviene en esta ecuación. Las lluvias de la primavera favorecen el crecimiento de la vegetación y las malas hierbas que fomentan la expansión del fuego en caso de incendio.
Con la llegada del verano nos preparamos para pasar tiempo al aire libre, comidas campestres, encuentros en terrazas, escapadas a la playa o a la piscina. Pero, al llegar la noche, una amenaza se cierne sobre nosotros: los mosquitos. Estos pequeños insectos pueden convertirse en una gran pesadilla para algunos. No importa si estamos en un medio rural o urbano, ni que nos decantemos por la playa o la montaña, ellos nos encontrarán. En nuestra empresa de fumigaciones en Madrid sabemos muy bien que los mosquitos pueden ser muy molestos, zumban al oído y nos chupan la sangre, literalmente. El problema suele surgir al día siguiente cuando al rozar las zonas afectadas surgen picores y molestias.
Es posible que te preguntes qué son las feromonas y cómo pueden ayudarnos a eliminar una determinada plaga. Se trata de sustancias químicas olorosas que producen algunos animales o insectos y que pueden modificar su comportamiento o el de otra especie. Desde nuestra empresa de tratamientos para fumigar en Madrid, te contamos que estas sustancias son necesarias, en muchos casos, para eliminar insectos. La explicación es sencilla, su olor puede inducirlos a alimentarse o a reproducirse. De hecho, las feromonas han comenzado a utilizarse en el control de plagas para atraer las especies problemáticas con diferentes finalidades: eliminarlas, evitar el apareamiento o estudiarlas.