Cómo detectar la presencia de un avispero en tu hogar o negocio

talas de árboles

Cómo detectar la presencia de un avispero en tu hogar o negocio

Además de recurrir a nosotros cuando necesites expertos en las talas de árboles, puedes hacerlo en muchas otras ocasiones. Por ejemplo, cuando haya que intervenir por la presencia de un avispero.

La cuestión es saber en qué momento estamos ante un problema. Si observamos un número elevado de avispas en casa o en el jardín, probablemente tendremos un avispero en las inmediaciones. Ahora en verano un nido de avispas puede albergar miles de ejemplares. 

Por eso es clave que, ante el primer indicio, se actúe cuanto antes. Date cuenta de que las picaduras de avispas, y especialmente de las asiáticas, son especialmente peligrosas para las personas alérgicas. En Coinve te recomendamos no tratar de deshacerte del nido sin acudir a la ayuda de un profesional. 

Profesionales cualificados para eliminar nidos de avispas

Todos nuestros técnicos de control de avispas están 100% capacitados y cuentan con los equipos de protección necesarios para eliminar nidos de avispas de forma rápida y segura.

Cómo identificarlo

Los avisperos están fabricados con madera masticada, lo que proporciona sus distintas paredes, similares al papel. La avispa reina comienza a construirlo en la primavera pero son las obreras las que continúan después. Eligen generalmente lugares protegidos con fácil acceso al exterior. Podemos encontrar avisperos en cavidades de la pared, bajo tejas y aleros o cerca de fuentes de agua y piscinas. Para localizarlo, hemos de observar detenidamente la trayectoria de vuelo de las avispas al atardecer cuando estén regresando al avispero.

Cuando la reina comienza a construirlo, puede ser del tamaño de una pelota de golf. Según avanza la temporada, el avispero comienza a crecer por el trabajo de las avispas obreras. Llega a alcanzar el tamaño de un balón de fútbol o incluso mayor.

Tenemos que conocer las diferencias entre avispas y abejas para saber si estamos ante un avispero. Las segundas son una especie protegida y, si se trata de un panal, habrá que contactar con un apicultor para trasladarlo a una zona segura. La avispa común (vespula vulgaris) y la alemana o avispa europea (vespula germanica) son dos de las especies más habituales en la Península. También la avispa papelera (polistes gallicus). Para distinguirlas de las abejas, no podemos olvidar que las avispas tienen mucho menos pelo en el cuerpo y la cintura más estrecha. Además, las avispas tienen bandas amarillas y negras en el cuerpo y las hembras pueden picar repetidamente con su aguijón.

Etiquetas:
Sin comentarios

Publicar un comentario