¿Podría llegar la peligrosa avispa asiática a Madrid?

¿Podría llegar la peligrosa avispa asiática a Madrid?

A lo largo del verano, la aparición de avispas más grandes de lo habitual en algunos puntos de la Comunidad de Madrid ha despertado las alarmas. Por ahora, solo se tiene indicios de que se trate de los conocidos como avispones, una especie con unos patrones de conducta relativamente similares a los de la temida avispa asiática, pero sin su capacidad de reproducción. Sin embargo, con la delicada situación que el insecto invasor ha producido en zonas como Galicia, ¿tenemos que preocuparnos por su llegada y empezar a diseñar estrategias de desinsectación en Madrid específicas para esta plaga?

Por ahora no parece que haya nidos de la Vespa velutina –nombre científico de la avispa asiática– en Madrid, pero no sería algo descartable teniendo en cuenta que se siguen detectando ejemplares en distintos puntos de la geografía española. ¿Cómo podemos prepararnos, entonces, ante una posible llegada? Aunque los casos de muerte por picaduras registrados en Galicia han disparado los temores, lo cierto es que las picaduras de esta avispa no se consideran más peligrosas que las de la avispa común, si bien supone una amenaza su rápida expansión y sobre todo su comportamiento más agresivo. El factor de riesgo es la alergia a este veneno, que se estima que padece el 3% de la población y en muchos casos sin saberlo.

Mientras, el principal problema que presentan las plagas de esta avispa invasora es su nocividad para las colonias de abejas, y por lo tanto para los productores apicultores. Las velutinas se alimentan de las abejas y tienen capacidad no solo para diezmar su población, sino también para perturbar su comportamiento habitual.

Por todo ello, desde Coinve recomendamos permanecer alerta en caso de estar expuesto a la posibilidad de un ataque de avispa asiática. ¿Cómo identificarlas? Además de su tamaño superior al de las avispas autóctonas, se caracterizan por presentar tonos naranjas tanto en el cuerpo como en cabeza y patas. Los nidos de esta avispa presentan un importante peligro y requieren de procesos específicos para deshacerse de ellos, de modo que lo mejor es acudir a profesionales para que puedan analizar la situación y actuar en consecuencia.

Sin comentarios

Publicar un comentario